casa de muñecas

Las casas de muñecas son un clásico entre los juegos de los niños. Recuerdo pasar horas montando piezas hasta construir la casita, llenarla de muebles y habitantes, no siempre convencionales, hasta que mis dos trastos de primos llegaban para “redecorarlo” todo y continuar jugando los tres. ¿Quién no ha jugado con ellas o ha tenido varias en las diferentes etapas de la niñez? La historia de las casas de muñecas comienza hace muchísimos años, allá por el siglo XVIII. Primero como objeto para pudientes coleccionistas de miniaturas y posteriormente como juguete para los niños de las altas clases sociales, siempre con materiales muy delicados y exclusivos. Esta linea de casas de muñecas ha ido perdurando a lo largo de los años, manteniendo incluso ese estilo recargado y romántico. Hace unas semanas encontré una firma que realiza unas maravillosas casas de muñecas aunando la tradición con el estilo de las casas modernas de hoy, todo al más mínimo detalle. Boomini tiene unas casas de muñecas que son a la vez un elemento de diseño y un juguete precioso. Permite al niño desarrollar sus funciones imaginativas y sociales, satisfacer las necesidades emocionales, así como adquirir el sentido de la estética tan importante en el mundo de hoy. Joanna Kruszec es la propietaria y la mano que está detrás del diseño de estas hermosas casas de muñecas. Apasionada del diseño de interiores, mientras estaba en una exposición en el Museo MOMA de New York decidió que lo que quería hacer eran espectaculares casas de muñecas. Después de ver todo su trabajo podemos decir que, sin lugar a dudas, lo ha conseguido.

Rabicorto_casa muñeca_escandinava

Rabicorto_casa muñeca_2

Rabicorto_casa muñeca_baño

Rabicorto_casa muñeca_comedor

Rabicorto_casa muñeca_dormitorio

Rabicorto_casa muñeca_detalles 2

Rabicorto_casa muñeca_jardin

Rabicorto_casa muñeca_contemporanea

Rabicorto_casa muñeca_niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *